Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 2:32 pm.
Últimos temas
» OUAT Afiliacion Elite Foro Mudado!
Vie Jul 04, 2014 5:36 am por Invitado

» Once upon a time {confirmación élite}
Mar Abr 15, 2014 10:20 am por Invitado

» Directorio Looking For You } Cambio de Boton
Lun Mar 31, 2014 6:04 pm por Invitado

» Cierre del Foro
Mar Mar 25, 2014 4:08 pm por Piper L. Wagner

» Enjoy The Silence |Libre|
Lun Mar 17, 2014 10:29 pm por Antoinette Lespérance

» [Normal] Dorian Gray P.A
Lun Mar 17, 2014 8:06 pm por Invitado

» The Oncoming Storm - Confirmación Normal
Lun Mar 17, 2014 7:50 pm por Invitado

» Fallen Empires... A. normal [Confirmacion]
Lun Mar 17, 2014 6:59 pm por Thomas M. Rotten

» Someone looks at You - Afiliación Elite
Dom Mar 16, 2014 7:13 pm por Invitado


Compañeros
hermanos
élite
London City RPGI am shadowhunter photo botoacuten2_zps1fa3517b.pngFruit of the poisonous tree
directorios

slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Pressia L. Mumford el Mar Feb 18, 2014 9:14 am

La hoja de lechuga colgó d una de las puntas del tenedor, Pressia la miró sin ganas, haciéndola dar vueltas. Lo cierto era que no tenía hambre, y que mucho menos le apetecía comerse esa ensalada; ya había dado caza a las siete aceitunas que había y se había quedado más que satisfecha. Resopló y miró a su madre con súplica, sin embargo se encontró con la misma mirada severa de siempre.

Aquello era una guerra de desgaste, si Pressia aguantaba lo suficiente como para desesperar a su madre posiblemente se librara y comería la ensalada a la cena; sin embargo si aquella dura mirada doblegaba su moral, acabaría comiéndose esa asquerosa lechuga, y esos tomates, y..., y... ¡no podía hacerlo! Justo cuando estaba a punto de darle el primer mordisco a la verde hoja, su madre se levantó y se estiró para quitarle el plato.

Con esto no te ayudas para nada, Press—ni siquiera se dignó a mirarla.
Ahí estaba el reproche, el primer barco hundido.

Pressia apretó los labios y sin decir nada metió las manos en los bolsillos traseros de su pantalón y se marchó a su cuarto, a estar sola y a pasar el día. Era lo mejor en ella: no tenía nada que hacer fuera de su habitación porque no tenía amigos, no conocía a nadie con el que pudiera pasar una simple tarde; para ella todo se resumía en libros, series y películas, y en los resultados del inminente boletín de notas de la universidad.

Se sentó en la cama, con las piernas cruzadas, la espalda contra unos cojines que se apoyaban en la pared y el portátil sobre un soporte negro delante suyo. Volvería a pasarse la tarde viendo anime, se había quedado picada el día anterior a uno de romance, de esos que no ocurrían en la vida real, en el que el chico popular se enamora de la chica rara y friki; pero se enamora de verdad, no para burlarse de ella.

Ya iba por la mitad del tercer capítulo de esa tarde, cuando la puerta de su cuarto se abrió sin previo aviso y apareció su madre apoyándose en la misma. Carraspeó y no dijo nada hasta que Pressia paró el capítulo y la miró.

¿Qué?
Hazme un favor, anda—se metió dentro y avanzó hasta ella, le entregó un papel.

Pressia lo miró, descifrando las letras a tinta azul que danzaban. La caligrafía de su madre dejaba mucho que desear.
La compra, ¿vas en serio, mamá?
Sí, y así sales un poco de esta cueva.
No aproveches para recoger—la mujer soltó una risa antes de irse.

Ojeó un poco la lista de la compra y de repente le entró una pereza terrible al pensar en que debía hacer eso, no tenía ganas de salir, ni unas pocas. Arrugó el papel y lo metió en el bolsillo de su pantalón, la compra podía esperar, al menos hasta que el capítulo acabase. Y acabó. Con pesar apagó el ordenador y se levantó de la cama, estirando sus entumecidas articulaciones. Ya estaba vestida por lo que únicamente se calzó con unas converse marrones bajas. Se peinó el pelo ante el espejo de su habitación, pasando los dedos entre sus cabellos y evitando mirar a ningún lugar que no fuese aquel.

Tras un par de gritos de su madre, que la apremiaba a salir y le entregó el dinero, al  fin pisó la calle. No planeaba entretenerse con nada, el plan era ir a hacer la compra en tiempo récord y volver a casa para continuar con su maravilloso y totalmente envidiable plan de tarde.

Cruzó un paso de cebra y se abrió paso entre la gente, el supermercado no quedaba tan lejos de ese punto, una calle más y legaría, sin embargo al cruzar una esquina tuvo que avanzar un par de pasos a trompicones para no chocarse con una mujer, ese par de pasos la hicieron chocarse con un chico.

No se cayó al suelo ni tampoco se hizo demasiado daño, el golpe de verdad llegó cuando vio de quien se trataba, y en ese momento se odió a sí misma por ser tan torpe. Era aquel chico que la había llamado Duff el otro día. Mierda. Esperó que no se hubiera enfado, que a él tampoco le hubiera dolido, que no lo pagara con ella ni empezara a gritarla o algo así...

Perdón—murmuró con un hilo de voz, mordiéndose el labio y desviando la mirada hacia sus converse.
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por C. Hadrien Berk el Sáb Feb 22, 2014 8:49 pm

Lo convencieron cuando le dijeron que podía comprarse algo con el dinero que llegara sobrar. Por supuesto que no serían más de dos o tres dólares, tampoco es que llevaba todo el oro del mundo encima. Pero aquellos dos o tres dólares le vendrían de pelos a su alcancía. Hadrien era ahorrador y tenía dinero en esa caja desde que su memoria había empezado a funcionar. No sabía para qué lo quería y mucho menos para qué lo usaría, pero allí estaba: los ahorros de toda su vida. Quizás era algo obsesivo, quizás solamente una manía: juntar monedas y billetes de todos los colores, formas y tamaños. Sus padres le habían propuesto el pagarse una universidad (porque en serio era bastante), pero él se había negado. Lo usaría en su momento, y ese momento no había llegado. A decir verdad no quería que llegase. Le gustaba vivir con sus padres, ser un mantenido. ¡Hostias, que era lo mejor! Su única preocupación era tener que levantar el trasero de la cama para ir a pagar los impuestos (con el dinero de su madre) e ir al supermercado. No le gustaba el supermercado y no le gustaba para nada, pero allí estaba: andando por las veredas, camino a ese tan odiado lugar, pensando en la inmortalidad del cangrejo y en la importancia del agua en la navegación.

Bajó de su nebulosa a la Tierra en cuanto vio que un par de Converse pisaban demasiado cerca de sus pies. Luego sintió el cuerpo de la chica contra el suyo y su único y torpe reflejo fue agarrarla por los antebrazos. Sostenerla como si fuera que podría desplomarse al frente suyo. Sus dedos hicieron demasiada presión sobre la piel de ella y aflojó el agarre, pero sin soltarla del todo — Para nada, fue mi culpa — negó con la cabeza y una media sonrisa se dibujó en su rostro. Antes de que la chica bajara la cabeza, pudo reconocerla. ¡Era Duff! Todavía no sabía por qué lo había evitado el otro día, pero de seguro tenía sus razones, parecía haber estado apurada — Hey, Duff —  intentó mirarla a los ojos. Era un poco difícil ya que no hacía eso muy a menudo y la chica seguía bajando la mirada — Ese es tu nombre, ¿cierto? — preguntó, aunque sabía que la respuesta era afirmativa, podría apostar todos sus ahorros y echar sus manos al fuego. Todo el mundo la llamaba así — Ya sabes, como el de la cerveza de Los Simpsons y el apellido de esta actriz de Disney... ¿cómo era su nombre? ¿Selena? — puso cara de confundido, porque efectivamente lo estaba y negó con la cabeza. Quizás la estaba ofendiendo — Disculpa, no quise decir eso — soltó los brazos de Duff de una buena vez y miró al suelo él también.
avatar
C. Hadrien Berk

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 14/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Pressia L. Mumford el Lun Feb 24, 2014 7:04 am

Sentía el corazón desbocado, completamente fuera de su control. Cogió aire por la boca en suspiros entrecortados. Aquella sensación ya le era bastante conocida, se llamaba miedo y Pressia podía asegurar que no le gustaba a nadie. Las manos de él en sus brazos le provocaron un escalofrío que en la subida por su espalda le paralizó todo el cuerpo, dotándola de una rigidez casi artificial. Sintió el impulso de cerrar los ojos pero se mentalizó de que debía ser valiente, de que si la iba a hacer algo no iba a cerrarlos y lloriquear hasta que pasara. Pensó que él la tenía en la palma de su mano, que ahora podría hacer con ella lo que le diera la gana; pensó que si de verdad le había hecho daño chocándose con él empezaría a apretar el agarre con que la mantenía hasta que sus dedos y la piel de Pressia tomaran la misma tonalidad blanca.

Entonces todos esos pensamientos se descolocaron cuando la soltó. Ella se tomó aquella liberación como la caricia que le dan a un animal moribundo antes de rematarlo, una pequeña esperanza que se torna en desesperación. El ritmo de su corazón seguía en la misma intensidad.

Sintió el impulso de levantar la mirada y ver su expresión cuando pronunció “mi culpa”. Pero prefirió ahorrarse la desilusión de ver algún tipo de sonrisa socarrona entre palabras que sonaban tan auténticas. No sería ella quien se acercara peligrosamente al golpe definitivo. Duff. Tembló sin querer y se mordió el labio con demasiada fuerza al darse cuenta de que, ya que él la tenía aún ligeramente agarrada, no era la única que lo había notado. Pressia creía firmemente que esas cuatro letras no deberían ir juntas por ningún motivo.

No es mi nombre…—dijo intentando aparentar seguridad en la voz, levantando un poco la cabeza. No quería saber qué pensaría el chico de ella si le hablaba mirándole el cuello, eso fue lo que la decidió a subir la vista hasta su rostro—. ¿De verdad piensas que me llamo así? ¿De verdad no sabes lo que significa?—nunca se le había pasado por la cabeza que la gente llegara a llamarla de esa forma porque en realidad pensaba que era su nombre, siendo así había tantísima gente de la que había renegado…—. Está bien, si no lo sabes está bien—murmuró sonrojándose por la vergüenza de que…, bueno, de haber pensado mal de aquel chico y de haber huido de él sin darle ninguna explicación…, incluso de haber pensado que podría llegar a pegarla—. Me llamo Pressia, ¿cuál es tu nombre?—esa era su particular forma de enmendar su metedura de pata.
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por C. Hadrien Berk el Lun Feb 24, 2014 10:23 am

El "no es mi nombre" de la chica descolocó a Hadrien totalmente. ¿Cómo que no lo era? Toda su vida había hablado de ella con ese apodo y la había llamado así. Entonces le parecía razonable que hace unos días no se haya dado por aludida cuando el chico sacudía los brazos y la llamaba Duff. Una curiosidad enorme empezó a crecer en él preguntándose cómo podría llamarse. La voz de la chica sin nombre en aquellas preguntas no sonaba del todo segura, pero Hadrien lo dejó pasar para no incomodarla. Todo el mundo odiaba cuando la gente se aprovechaba de su timidez — Bueno, todo el mund — o te llamaba así? No, no iba a terminar esa oración. De todas formas, ¿tenía algún significado además de cervezas y apellidos de actrices? Frunció el ceño involuntariamente y se puso un poco nervioso. Hizo un ligero movimiento de cabeza y se encogió de hombros. No sabía, y quería saber el significado detrás de ese apodo en ese momento. No se lo dijo, por supuesto que no, pero ya tenía planeado el resto de su día: guardar los dos o tres dólares en la alcancía, sumarlos al total y buscar en el ordenador de su padre aquella palabra. Hablamos de internet, tenía que haber algo.

Pressia, Pressia, Pressia. A ese nombre lo había oído, estaba seguro. Una de sus compañeras de colegio había leído un libro en el que la protagonista tenía ese nombre, o lo había soñado, o algo. Sí, algo. Mejor si quedaba sin especificar porque si no empezaría a divagar por los laureles y no prestar atención a Pressia, que era lo importante en ese momento — Bueno, es un alivio — dijo sonriente al fin mirando los ojos de la chica — Pressia es mucho más bonito que Duff, ¿no lo crees? — soltó las palabras sin pensar y negó con la cabeza de nuevo — D-Digo, detrás de lo que fuera el significado de Duff, Pressia es mucho más bonito — sonrió incluso más grande y se rascó la nuca — Soy Hadrien, Hadrien Berk — se presentó y no supo si estrecharle o hacerlo casual — Me dicen Hadrien — se encogió de hombros. Puso su mano derecha en el bolsillo de su pantalón y soltó una risa nerviosa — Antes me llamaban Cas, porque mi primer nombre es Caspar, pero... — miró a los costados — ya no lo hacen — pronunció las últimas palabras en tono de pregunta. Negó con la cabeza de nuevo y movió sus manos como si intentara borrar todo lo que había soltado su enorme bocota — Olvida eso, ¿a dónde ibas tan apurada?
avatar
C. Hadrien Berk

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 14/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Pressia L. Mumford el Miér Feb 26, 2014 7:06 am

Parpadeó con un ligero matiz de curiosidad, intentando buscar su mirada. Pressia no podía negar que se encontraba sorprendida, su grado de inseguridad se había vuelto terriblemente alto, se había mezclado con unas cuantas dosis muy elevadas de paranoia y antes de que pidiera darse cuenta ya pensaba que hasta el hombre que atendía el bazar de enfrente de su casa la llamaba Duff. Y que por sobretodo sabía la que significaba Duff. Hasta hace dos minutos para ella todo el mundo que la llamaba Duff lo hacía sabiendo lo que significaba. Incluso una vez se le escapó ese apodo a un  profesor delante de toda la clase, desatando una oleada de risas y voces susurrantes de fondo. La única persona dotada de inocencia en el mundo de Pressia era ella misma.

Volvió a parpadear, él se había encogido de hombros y había movido la cabeza, lo que Pressia interpretó como algo cercano al “bueno, da igual”. Se mordió el labio inferior y desvió la mirada al suelo durante un momento, como si fuese la culpable de algo. En su mente lo era. Pensó en decírselo, en decirle lo que significaba, porque la curiosidad era un instinto humano muy básico y seguro que él debía tenerla; además, los apodos nunca se ponen por nada, siempre hay algo detrás. Si ella no fuese ella también querría saber ese algo. A lo mejor la mayoría de la gente que la llamaba Duff no sabía lo que había detrás del nombre…; suspiró. Finalmente encontró la respuesta que buscaba: no se lo iba a decir por el simple y mero hecho de que no quería que él la llamara así. No quería que el significado evocara a su mente una Pressia con ropas anchas y peinados infantiles. Ella era la primera que pretendía no haber vivido algo así.

Entonces…, ¿prefieres que te llame Caspar o Hadrien?—durante un momento dudó sobre si tenía que decir únicamente el apodo que él había mencionado o el nombre entero, fue el hecho de que solo se conocieran de vista y de intercambiar un par de palabras el otro día el causante de que se decidiera por decirlo entero. Sonrió ante el aspaviento que él hizo con las manos—. A mí me gusta más Hadrien—se encogió de hombros—, creo que es más bonito—generalmente cuando ella hacía un cumplido era porque así lo creía y porque se había armado con mucha fuerza de voluntad para decirlo y no callárselo, no para que se lo devolvieran o algo así.

Hundió la mano izquierda en el bolsillo del pantalón, la derecha dejó de jugar con el borde de la camiseta para pasar a señalar lánguidamente con el pulgar la calle por la que él había venido—. Bueno yo… iba a… a hacer la compra. Sí. O sea, no… pienses que estoy mintiendo—bajó la mirada al suelo y dibujó un par de círculos con el pie derecho—, lo que pasa es que bueno, me has puesto… ¡no! Qui-quiero decir que me he puesto nerviosa y…—cerró la boca de pronto y suspiró mientras cerraba los ojos, felicitándose internamente por hacer tan bien de retrasada profesional o de amiga fea de la protagonista de una comedia romántica—. ¡Lo siento!—se disculpó alzando mínimamente la mirada.
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por C. Hadrien Berk el Miér Feb 26, 2014 8:03 am

Hacía mucho que nadie le llamaba por su primer nombre y personalmente prefería que le dijesen Hadrien. Aunque ciertamente le daba igual, si la chica quería llamarlo Cas y revivir sus años de "rebeldía" lo aceptaría (sólo que en ese momento empezaba a darse cuenta de que era apodo de mujer) ¿Caspar o Hadrien? ¿Hadrien o Caspar? ¿Había alguna diferencia? No, pero se alivió en cuanto le dijo que lo llamaría Hadrien. Quizás lo prefería por una milésima. Se encogió de hombros en cuanto dijo que era más bonito y luego asintió un poco con la cabeza — Sí, Caspar suena a fantasma, ¿cierto? — preguntó y lanzó una risa de la que se arrepintió segundos después. Era raro de él, siempre pensaba antes de hablar y decía sólo lo justo y necesario. Pero cuando se ponía nervioso soltaba todo lo que se le pasaba por la cabeza. ¿Por qué estar nervioso de todas formas? ¿Por la chica? ¿Por el choque? ¿O por la voz que le decía una y otra vez que si no se apuraba su madre se enojaría? — Entonces puedes decirme Hadrien, aunque a mí no me parece bonito — frunció el ceño y volvió a sonreír —, Press...ia. Pressia — quizás acortarle el nombre para ponerle un apodo que podría llegar a gustarle era un tanto arriesgado, así que decidió quedarse en el molde del nombre completo (o una parte de este ya que desconocía su apellido).

¡La compra! ¡Iba a hacer la compra! Sonrió al instante en el que mencionó aquello. Luego la chica pronunció aquel "sí", que parecía más el final de una mentira que el de una oración. No le vio nada malo al asunto, es decir, le estaba mintiendo a un desconocido, no a su mejor amiga. Luego explicó el por qué de su no-mentira y no pudo evitar soltar una risa por lo bajo. Al menos no era el único nervioso. Puso una mano sobre el hombro de la chica en cuanto se disculpó y la miró a los ojos — Está bien — sonrió y luego bajó el brazo porque le pareció incómodo — Lo gracioso de todo esto es que yo también iba por la compra — sacó la lista de su bolsillo e intentó leerla en voz alta — Un kilo de pan, levadura, un número que no sé que es... ¿un jamón? — frunció el ceño. ¿Un jamón? ¿Qué haría su madre con un jamón entero? Se preocupó un poco pensando en que quizás había invitado a alguien y le haría ordenar su habitación entera, como si fuera que todos entran allí — Ah no, jabón — suspiró aliviado y dobló la lista. Había más cosas anotadas, pero no se la diría porque primero, la aburriría hasta morir, y segundo, seguramente no le interesaba lo que estaban necesitando en casa de los Berk — En resumen, ¿quieres que te acompañe? — se encogió de hombros. No lo veía como una mala idea: caminar la calle que les faltaba al lado del otro y separarse en cuanto llegaran para que cada uno siga con su pedido. Hizo su mejor sonrisa de "no te voy a secuestrar en el camino, sólo intento se amigable" y volvió a guardar la lista en el bolsillo trasero del pantalón.
avatar
C. Hadrien Berk

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 14/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Pressia L. Mumford el Miér Mar 05, 2014 3:45 am

Sonrió un poco al recordar aquellos dibujos animados que solía ver de pequeña sobre el fantasma Casper. Era un recuerdo vago de detalles superfluos: una casa, una familia que se muda, tres fantasmas más mayores y el fantasma de un niño, Casper. No recordaba nada más de aquella serie. No apretó los labios al ver como él también reía. Aquello estaba bien, era buena señal—. Hadrien suena bien—puntualizó con un leve encogimiento de hombros—, porque es raro, nunca he conocido a alguien que se llamara así—prefirió omitir la parte en la que confesaba que, en realidad, no había conocido a mucha gente. Había tenido compañeros de clase llamados Adrian o Adrien, pero no Hadrien—. Si quieres llamarme Press puedes hacerlo…—murmuró arrastrando las palabras, pensándose bien lo que iba a decir a continuación. Para cualquiera aquella declaración podría sonar muy banal, pero Pressia tendía a darle una importancia desbordante a prácticamente cualquier cosa—… aunque sólo me llama así mi madre—suspiró, aquello era como un “sí, no tengo amigos”.

Su risa la hizo sonrojar e instintivamente su cuerpo se tensó, no por más miedo sino por vergüenza. Bueno, ella misma se avergonzaba cuando veía una escena de esa clase en las películas, en la realidad no había ni punto de comparación. Levantó la mirada y se arrepintió, generalmente el mirar a la gente a los ojos la incomodaba, la incomodaba ser observada. Para disimular observó como él bajaba el brazo, y al tratarse eso de un acto tan rápido sintió la necesidad de enfocar su vista en otra cosa, pero no encontró nada. Tragó saliva y volvió a mirarle, no sólo a los ojos sino también al rostro: era guapo, lo que solo hizo que se pusiera más nerviosa. ¿Y si tenía novia? ¿Y si su novia era muy celosa? O peor: ¿y si la gente pensaba que estaban en una cita…? Se mordió el labio por dentro y sin darse cuenta con la mano derecha empezó a rizarse un mechón de pelo.

Claro, Hadrien—extrañamente su gesto le inspiró confianza y no se lo pensó mucho a la hora de aceptar. De repente todos los interrogantes que se había hecho hacía escasos segundos empezaban a parecerle sumamente estúpidos. Suspiró. Yo sí que soy estúpida… pensó cuando comenzaba a caminar. Le miró de reojo, pensando qué podría decirle, de repente no se le ocurría nada de lo que hablar, y seguramente con su mala suerte estaba segura de que él estaría en las mismas.    

off: perdón por la terrible demora. Perdón, perdón, perdón ;____;
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por C. Hadrien Berk el Jue Mar 06, 2014 4:11 pm

Off: No es nada, acabo de empezar las clases y también estoy con líos u___u

Estaba contento. El hecho de que la chica le dejase llamarle por su apodo era una buena señal, ¿no? Además, había aceptado ir con él de compras. No era nada importante, tampoco había aceptado su propuesta de matrimonio, ni siquiera una cita. Pero a él le gustaba. No sentirse rechazado, es algo que a todo el mundo le gusta, no vale mentir.

Empezaron a caminar y ahí fue cuando el problema llegó. ¿Qué decirle? "Mira mi lista de compras, podemos compararla con la tuya", "Oye, qué lindo está el día ¿no?", "Me gusta tu remera, es muy original". ¿Qué decirle? Obviamente no la última, porque se había embobado con la chica y había prestado cero de atención a lo que esta podría haber vestido. Bajó la mirada y observó su cuerpo intentando parecer disimulado, no quería parecer ese típico pervertido que va por la vida viendo los pechos de las mujeres — Vaya, tienes un hilo — dijo e inconcientemente estiró el brazo para sacar al susodicho del vientre de la chica. Lo soltó a un costado y siguió con la marcha. Se acordó de lo que habían hablado antes y tenía dos alternativas; preguntarle qué demonios significaba Duff o sacar un tema cualquiera para evadir ese mismo. No quería ponerla incómoda. No, esa era lo menos que quería. ¿Por qué incomodar a una persona que te deja llamarla por su apodo? — Pues yo tampoco conozco a nadie más que se llame Hadrien — se había quedado pensando en eso — Te contaría la historia de por qué mi madre me llamó así, pero no puedo — se encogió de hombros — N-No es que no quiera contártela — se hizo a un costado para esquivar un árbol y luego movió las manos sobre su pecho en forma de negación — Es que no la sé — sonrió de nuevo. Sus padres nunca le habían contado el por qué de su nombre y él estaba completamente bien con ello — ¿Tú sabes por qué te llamas Pressia? — dijo y en ese momento advirtió los semáforos, que estaban a punto de dejar a los autos andar por la calle que tenían que cruzar — Luz roja — dijo en voz alta y de reflejo tomó a la chica de la mano. Quizás la apretó porque de repente se había puesto nervioso, quizás porque estaba tomándole cariño, o quizás por ambas.
avatar
C. Hadrien Berk

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 14/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Pressia L. Mumford el Vie Mar 07, 2014 8:13 am

Se mordió ligeramente el labio presa de la misma angustia de siempre. No sabía de qué hablarle y por esa razón pensaba que él se aburriría rápidamente de ella, porque ella era aburrida y él demasiado expresivo. En todo ese poco rato que habían hablado le había visto mover tan expresivamente las manos y sonreír que había sido inevitable pensar que él estaba mucho más lleno de vida. La gente llena de vida no solía fijarse en la gente que no estaba llena de vida, la que miraba al suelo y escondía las muñecas detrás de un montón de pulseras. Se dijo que seguramente Hadrien no se hubiera fijado en ella de no haberse chocado.

Pressia podía llegar a ser muy torpe tanto en lo que hacía como en lo que pensaba.

Miraba fijamente las baldosas de delante y de cuando en cuando subía la mirada para no chocarse con quienes venían de frente. Eso último llegaba a irritarla de especial manera, porque siempre era ella la que optaba por apartarse del camino en vez del contrario. Giró la cabeza hacia Hadrien y lo miró con un interrogante en la mirada—. ¿Un hilo…?—murmuró sin saber muy bien a qué se refería. Sintió un escalofrío recorrerla cuando su mano tocó su vientre, dejó de andar por un momento y se sonrojó tanto que tuvo que girar la cabeza. A cualquiera aquello le hubiera parecido una tontería, pero para Pressia era extraño, era un momento que no se habría imaginado que fuera a vivir nunca. Fue un momento. Tragó saliva y se pasó una mano por el pelo, aireándose a la par para volver intentar encararle—. Gra-gracias…—dijo. No pudo mirarle más que de reojo, segura de que seguía sonrojada y de que él se daría cuenta y de que por consiguiente pensaría que era idiota.

Prefirió dejar atrás este episodio y concentrarse en lo que él había dicho. Aquel “pero no puedo” le recordó a ella misma no queriendo contarle el por qué la llamaban Duff, se sintió extrañamente mal, como una sensación de pesadez. Apretó ligeramente los labios apenada, volviéndoselo a plantear. Empero llegaba a la misma conclusión una y otra vez. Duff era una pesadilla. El hecho de que él no supiera la historia hizo que esa sensación se acrecentara, ella sabía perfectamente por qué todo el mundo la llamaba Duff.

Vaya. Podrías preguntárselo—sugirió con simpleza intentando olvidarse de lo otro, después frunció los labios—. Bueno, no quiero aburrirte, te aviso de que es un poco largo, eso sí…—le miró y se forzó a sonreír para quitarle hierro al asunto—. Resulta que cuando mis padres se conocieron…, en fin, no quiero atosigarte con detalles de película romántica—rió. Se había saltado la parte del bar, el número de teléfono…, clichés—. Mi madre estaba leyendo El Rabino, de Noah Gordon. Al ver eso a mi padre se le ocurrió regalarle otro libro del mismo autor: El Médico—le miró para ver si le sonaba y no le estaba aburriendo, al fin y al cabo había salido la película hacía poco—, la mitad de la novela se desarrolla en Persia. Y bueno, de ahí Pressia—apretó los labios y se encogió de hombros.

Pressia se sobresaltó al sentir como sus manos se encontraban, no era un simple roce: le había cogido la mano. Sólo había habido otro chico que le había cogido la mano. Como de costumbre tardó milésimas de segundo en ponerse nerviosa y su corazón empezó a palpitar como si le hubiesen dado algún tipo de droga. Rápido. Probablemente la culpa la llevó a devolverle el agarre y correr de la mano junto a él por el paso de cebra. Una vez, volviendo de la universidad, había visto a una pareja hacerlo. Ahora ellos se veían como aquella pareja. Cogió aire al llegar a la otra acera y no le soltó la mano.

Oh. Perdón por lo del otro día…—murmuró pensando que así su mal estar se aliviaría un poco—, ya sabes. Es que me llamaste Duff y pensé, bueno, que eras como el resto…—le regaló una sonrisa lánguida. No, Hadrien no era como el resto y eso le hacía especial.  
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por C. Hadrien Berk el Sáb Mar 08, 2014 10:16 am

Preguntarle a su madre por qué diantres se llamaba Hadrien nunca se le había pasado por la cabeza. Estaba seguro de que había casos en que los nombres significaban algo: "Te llamas Mulan por una película que me gustaba de chica", o "Te llamas Justin por un cantante que me tenía loca cuando era joven" y me refiero a Timberlake, no Bieber. Pero también muchas veces no significaba nada. Era sólo eso: un nombre bonito, que se le había ocurrido y pegaba con su apellido. Para el Berk joven no había significado detrás de Hadrien, así que la historia que Pressia estaba por contarle ya le parecía interesante — Es difícil aburrirme, soy todo oídos — comentó antes de que la chica empezara a hablar de nuevo.

Rió junto a ella y asintió cuando el relato terminó. Le parecía un poco ilógico. Quizás Pressia no iba con su apellido -el cual todavía desconocía- y era otra chica en el mundo que podría haber tenido un nombre tan bonito como su rostro. No es que Pressia fuera feo, pero quizás podrían haberse esforzado más. Por ejemplo, en el hipotético caso de que Hadrien y ella llegaran a tener hijos, ¿cómo los llamarían? ¿Compras y Colisión? No, tendría que ir con Berk sí o sí. El joven no soportaría que sus hijos se llamaran como fantasmas, eso lo tenía claro. Luego de que los pensamientos den miles y miles de vueltas en su cabeza, se dio cuenta de que se había quedado callado y había estado pensando en tener hijos con Pressia. ¿Qué?

Luego de cruzar la calle estuvo a punto de soltarle la mano cuando ella habló de nuevo. Le gustaba su voz, era de esas que no parecía ser usada mucho. Oírla hablar era algo que se notaba que era difícil, así que calló todo el tiempo en que ella soltaba palabras — Está bien. En serio creí que era tu nombre — le devolvió la sonrisa mientras giraba la cabeza para verla — Aunque todavía no entiendo que es Duff, y a qué te refieres con "el resto" — hizo las comillas con los dedos de la mano libre y se dio cuenta de que todavía la tenía cogida. No le molestó en absoluto, la unión era cálida y suave. Si ella quería separarse estaba bien, acababan de conocerse. Pero él no iba a hacerlo primero — No hace falta que me lo digas, en serio — soltó rápido. No iba a presionarla ni mucho menos a obligarla a hacer algo que no quería. Quiso cambiar de tema de nuevo, así que hizo un poco de memoria a lo que le había contado — Tu madre parece disfrutar de la lectura — dijo en cuanto recordó que le habían regalado un libro — ¿Te gusta leer? — preguntó mientras giraba de nuevo la cabeza para verla mejor.
avatar
C. Hadrien Berk

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 14/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Pressia L. Mumford el Lun Mar 10, 2014 9:30 am

Eso sólo le podía suceder a alguien tan torpe, despistado y nervioso como ella: llevar a la conversación un tema que trataba de evitar, sin pretenderlo. Quería haber conseguido aliviarse disculpándose por esquivarle el día anterior de esa forma tan desprolija y había conseguido que Hadrien le volviera a repetir que en realidad no sabía nada sobre Duff. Hadrien no sabía nada sobre ella, y ella a su vez tampoco sabía nada sobre Hadrien. ¿Tendría hermanos? ¿Mascotas? ¿Seguiría viendo aún películas de Disney? Desde luego eso último a Pressia le parecía completamente adorable. Y, de cierta forma, también le pareció adorable que hiciera las comillas con una sola mano y no la soltara.

Si él en verdad era diferente iba a actuar de manera diferente, si era diferente no se iba a burlar de ella ni iba a soltar su mano, ni tampoco se la iba a apretar para causarle daño, no dejaría escapar ninguna risa y a lo sumo la miraría seriamente. De personas diferentes se esperan reacciones diferentes. “No hace falta que me lo digas, en serio” y allí estaba la otra diferencia, no la apresuraba para que se lo contara a pesar de que la curiosidad estuviera dentro de él, ni tampoco ponía mala cara ante la esquiva mirada de Pressia. Por un momento pensó en Robert y en su comprensión, en como la tuvo dentro de su juego y una vez que ella misma admitió que le quería la pisoteó. Él también se mostró amable, como Hadrien. De cualquier manera ellos no eran la misma persona, si se mostraba así de desconfiada con todos los que fuera conociendo al final no llegaría a formar lazos con nadie. Apretó los labios, humedeciéndoselos.

Claro que me gusta leer—prefirió responder antes a su pregunta. Aún sentía los nervios presentes ante la idea de confesar la verdad, quiso mentalizarse de que no le soltaría la mano y de que tampoco se reiría de ella—. ¿A ti?—concedió con el único propósito de hacer tiempo. “Cuenta hasta cinco y… lánzate”. Pasaron por delante de una tienda y Pressia miró desinteresadamente el escaparate. Uno. Miró a Hadrien mientras respondía. Dos, tres. Guardó la otra mano en el bolsillo y bajo la mirada hasta sus manos unidas. Cuatro. Volvió a mirar el escaparate de otra tienda. Cinco—. “Designated ugly fat friend”, eso es lo que significa—no quiso mirarle, apartó la mirada incluso de su reflejo e inconscientemente apretó un poco más su mano, como si tuviera miedo de algo en particular—. Ya puedes imaginarte el resto—conjeturó encogiéndose ligeramente de hombros, pero en realidad no engañaba a nadie: estaba nerviosa y no le gustaba hablar de aquello. No había más.  
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por C. Hadrien Berk el Lun Mar 10, 2014 4:09 pm

Claro que me gusta leer. Ese fue su problema. El "claro", que más bien se refería a un "soy una máster de la lectura y me he leído todos los libros del mundo. Si me dices que te gusta leer y no sabes el autor de cualquier obra que te pregunte entonces eres una desgracia". Sí, Hadrien tendía a exagerar las cosas un poco — Digamos que sí, pero estoy seguro que no tanto como a ti — se encogió de hombros — Con todo el tema este de la toma de esa dichosa esquina y todos los adolescentes que no saben hacer nada más que alborotos y revelarse, podría decirse que soy la oveja negra del montón que prefiere mantener las aguas calmas — frunció el ceño y se dio cuenta de que lo que había dicho no iba al caso y eran sólo palabras desperdiciabas que de seguro a la chica no le interesaban — Me refiero a que seguro tu tranquilidad es leer libros, ver series de televisión, inclusive hacer la compra si te gusta — añadió sonriente lo último. No podía imaginarse a nadie relajándose mientras hacía la compra —: mi tranquilidad sería nada más que acostarme en el suelo, techo, cama, mesa o lo que fuere, cerrar los ojos y ya — terminó y quiso golpearse el rostro. Podría haber dicho un simple "sí, me gusta leer" y listo.

Escuchó las palabras que ella pronunció con mucho cuidado y su sonrisa simplemente se desvaneció. Primero pensó que era broma: quiso que fuera una broma. Pero verla tan angustiada y con la cabeza baja le hizo entender que no lo era. Sintió el apretón más fuerte y lo único que se le ocurrió hacer fue acariciarle la mano con el pulgar. Abrió la boca para decir algo pero la cerró de nuevo. ¿Iba a disculparse? Efectivamente tenía que hacerlo: la había llamado así sin importar que no sabía que significaba. Podría haber preguntado, podría haber dejado de ser tan inocente con respecto al caso. Se le cruzó la idea de abrazarla, pero estaban cruzando otra calle (que era la última antes de llegar al supermercado). Tragó saliva y se rascó la nuca. Movió la mano que estaba pegada a la de ella hacia su cuerpo para tenerla más cerca — No debí haber preguntado, lo siento mucho — dijo casi en un susurro. Parecía que su voz había salido corriendo para nunca más volver.

De nuevo quiso cambiar de tema. El silencio en vez de ser agradable se había vuelto incómodo. Quiso contar algún chiste o algo gracioso para verla sonreír de nuevo, pero nada bueno se formó en su cabeza. Se fijó distraídamente en el reloj que llevaba en la mano derecha y volvió a rascarse la nuca — ¿Sabes que algunas veces olvido como se escribe mi primer nombre? — soltó e intentó reír — ¿Te dije que era Caspar, verdad? Cuando iba al instituto muchas veces escribí Casper en los exámenes — le contó y quiso haberse quedado callado — Supongo que habrá sido culpa de ese fantasma — frunció el ceño y advirtió que a sólo unas casas estaba su destino.
avatar
C. Hadrien Berk

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 14/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: slip back out of whack at your best. it's a nightmare — hadrien.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.