Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 2:32 pm.
Últimos temas
» OUAT Afiliacion Elite Foro Mudado!
Vie Jul 04, 2014 5:36 am por Invitado

» Once upon a time {confirmación élite}
Mar Abr 15, 2014 10:20 am por Invitado

» Directorio Looking For You } Cambio de Boton
Lun Mar 31, 2014 6:04 pm por Invitado

» Cierre del Foro
Mar Mar 25, 2014 4:08 pm por Piper L. Wagner

» Enjoy The Silence |Libre|
Lun Mar 17, 2014 10:29 pm por Antoinette Lespérance

» [Normal] Dorian Gray P.A
Lun Mar 17, 2014 8:06 pm por Invitado

» The Oncoming Storm - Confirmación Normal
Lun Mar 17, 2014 7:50 pm por Invitado

» Fallen Empires... A. normal [Confirmacion]
Lun Mar 17, 2014 6:59 pm por Thomas M. Rotten

» Someone looks at You - Afiliación Elite
Dom Mar 16, 2014 7:13 pm por Invitado


Compañeros
hermanos
élite
London City RPGI am shadowhunter photo botoacuten2_zps1fa3517b.pngFruit of the poisonous tree
directorios

Well, don't you always do the same? — Pressia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Well, don't you always do the same? — Pressia

Mensaje por Jenna K. Gallaghan el Sáb Mar 08, 2014 12:01 pm

Pressia no se va a salir con la suya. No de nuevo. Pensó mientras murmuraba una despedida y escuchaba el ruido del móvil al cortarse la llamada a su mejor amiga. Como siempre, había intentado engañar a la rubia a salir de casa, nada del otro mundo, simplemente descolgarse por la ciudad como un perfecto dúo de perros callejeros; pero si ya le costaba convencerla de ir a cenar a cualquier sitio -nada de restaurantes de comida rápida, presentía que Pressia detestaba esos sitios- el intento de proponer un plan mucho más largo, como pasarse por algún pub en los que todavía quedaba algo del 7th & Spring que ella extrañaba, era imposible. La rubia se cerraba en banda, ponía cualquier tipo de excusas, y aunque no dejaba de ser tan agradable como siempre Jenna percibía esa sensación rara que en un principio le hacía sentirse mal, como si hubiese incomodado o molestado a la chica. Rodó un par de veces por su cama, provocando que Bassam saliese de su pacífica siesta para tener que esquivar a su dueña con complejo de burrito. Finalmente la morena se quedó mirando al techo, y el perro se tumbó sobre su vientre con un suspiro, como si le pidiese que se estuviese quieta de una maldita vez.

¿Buscaba otra persona para salir? Llevaba tiempo sin ver a Press por culpa de su trabajo pero si ella no quería... ¿desde cuando eso había sido un impedimento para ella? Quizás Tom tuviese alguna perrería que hacerle al alcalde en mente y... se levantó de un bote de la cama, dando al pobre animal un susto de muerte, y se calzó las botas a toda prisa. Normalmente saldría de la habitación gritando a todo pulmón donde se iba, pero no quedaba nadie en casa un viernes a esas horas. Cogió la cazadora, las llaves, y poco más. Atravesó media ciudad al volante de aquella vieja florimovil, distrayéndose con mil cosas, entre lo mala conductora que podía llegar a ser, y los frenos estropeados, no podía culpar a nadie de resistirse a ser su pasajero. En cuestión de minutos atravesó el umbral de los Mumford, con un educado "buenas noches, vengo a secuestrar a Pressia" que hizo reír a la madre de su amiga mientras le permitía entrar.

No sé si alegrarme o indignarme de que tu madre me haya dejado entrar tras decirle que venía a secuestrarte — dijo por todo saludo mientras irrumpía en la habitación de su amiga, tirándose en la cama para descansar del par de calles que había recorrido a la carrera porque le había apetecido darse más prisa. — Vamos Press, esto es un secuestro, elige tu atuendo y vayamos a dar una vuelta a donde sea. — tras enunciar el plan intentó disfrazarlo para hacerlo más atractivo a los ojos de la rubia. — O también... mi piso se ha quedado vacío, podríamos alquilar películas y hacer un maratón, ¿qué me dices? — se sentó como los indios — En realidad me da igual que hacer, pero es que llevo mucho sin verte. — murmuró haciendo un puchero y agrandando los ojos. Si la pena no funcionaba, la mezcla de la agitación con la que había entrado, y sus propuestas tenían que conseguir confundirla lo suficiente para que aceptara, o eso esperaba.
avatar
Jenna K. Gallaghan

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 16/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Well, don't you always do the same? — Pressia

Mensaje por Pressia L. Mumford el Vie Mar 14, 2014 4:59 am

Suspiró aliviada dejándose caer contra la pared. Se había librado, otra vez se había librado, ¡y menos mal! La combinación de palabras “Pressia” y “fiesta” por regla general no podía ir en la misma frase, sobre todo si esta tenía connotación positiva. Apoyó las manos en la pared para impulsarse e ir a dejar el móvil sobre el escritorio. Cuando Jenna le hablaba de salir pasadas las siete de la tarde a Pressia se la pasaban un  montón de cosas por la cabeza: como Jenna llevándola a una sala de conciertos en el que un cantante del grupo punk de turno berreara una canción de Sex Pistols, mientras ellas bebían algo alcohólico en la barra hasta que la morena decidiese tirar de ella y llevarla junto a la gente que brincaba en frente del escenario. O podía ser aún mucho peor, podría empeñarse en llevarla de botellón y entonces se encontrarían con alguien que la llamara Duff…, ¡sólo de pensarlo le temblaban las piernas!

Se dejó caer en su cama, volviendo a encajarse en la esquina y atrayendo su portátil hacia ella. Pressia empezaba a considerar que su vida de los fines de semana era completamente triste, este lo más interesante que había hecho era acabarse la primera temporada de My Mad Fat Diary y empezar ya con la siguiente, iba por el capítulo dos. Había momentos en los que la protagonista le recordaba demasiado a ella misma. Rae al menos tenía a sus amigos y a Finn, ¿Pressia a quién? A Jenna, a sus padres y a Bassam si se ponía optimista, en realidad no sabía muy bien cómo tomarse lo que había pasado el otro día con Hadrien.

Pressia se sobresaltó, parando como acto reflejo el capítulo y subiendo la mirada de repente. Vale, se corregía: la irrupción de Jenna en su habitación como si acabara de entrar en un búnker de guerra era, con ventaja, lo más interesante que le había pasado en todo el fin de semana—. ¡La madre que te parió…!—soltó la rubia tan natural mirando a su mejor amiga—, se llama a la puerta…—alejó el portátil de ella, medio bajando la pantalla. Su corazón poco a poco iba a la velocidad normal. Con pesadez se levantó de la cama y no pudo evitar sonrojarse al ver sus pintas: una camiseta blanca de hombre con un dibujo desgastado del póster promocional de “The Outsiders” y unos pantalones que apenas asomaban por debajo de la camiseta, eran de lunares… algo que en opinión de Pressia no debería haber visto la luz nunca.

Mi madre piensa que vivo en una cueva, así que no es de extrañar. Si yo fuera tú me alegraría, la verdad…—comentó tirando desinteresadamente del borde de la camiseta. Jenna estaba ahí y era consciente de que ahora no se iba a librar pasase lo que pasase, a no ser que mágicamente se rompiera una pierna, entonces igual sí. Apretó los labios y levantó el índice mirándola—. Salgo con una condición: nada de ir a lugares donde pueda haber borrachos—Pressia no quería saber lo que se sentía al tener que lidiar con alguien borracho. Tampoco quería saber lo que se sentía al estar borracho.

Miró la ropa de Jenna para darse una idea de cómo debería vestirse, se fijó especialmente en la chaqueta. Abrió el armario y paseó la mirada, debía hacer una limpieza o por lo menos ordenarlo. Cogió una sudadera, una camiseta y unos pantalones cortos. Se vistió deprisa y corriendo, de forma torpe y pudorosa.

Tú dirás—conjeturó remangándose la sudadera.
avatar
Pressia L. Mumford

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 12/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.