Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 2:32 pm.
Últimos temas
» OUAT Afiliacion Elite Foro Mudado!
Vie Jul 04, 2014 5:36 am por Invitado

» Once upon a time {confirmación élite}
Mar Abr 15, 2014 10:20 am por Invitado

» Directorio Looking For You } Cambio de Boton
Lun Mar 31, 2014 6:04 pm por Invitado

» Cierre del Foro
Mar Mar 25, 2014 4:08 pm por Piper L. Wagner

» Enjoy The Silence |Libre|
Lun Mar 17, 2014 10:29 pm por Antoinette Lespérance

» [Normal] Dorian Gray P.A
Lun Mar 17, 2014 8:06 pm por Invitado

» The Oncoming Storm - Confirmación Normal
Lun Mar 17, 2014 7:50 pm por Invitado

» Fallen Empires... A. normal [Confirmacion]
Lun Mar 17, 2014 6:59 pm por Thomas M. Rotten

» Someone looks at You - Afiliación Elite
Dom Mar 16, 2014 7:13 pm por Invitado


Compañeros
hermanos
élite
London City RPGI am shadowhunter photo botoacuten2_zps1fa3517b.pngFruit of the poisonous tree
directorios

Maybe someday I will see you again — Alex

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maybe someday I will see you again — Alex

Mensaje por Jenna K. Gallaghan el Sáb Mar 15, 2014 6:43 pm

Bassam era incansable. Daba igual cuantas veces le sacara al día, al cabo de varias horas ya le tenía mordisqueando sus botas en busca de atención, o acercándose a la puerta y lloriqueando. Ruido que terminaba estresando a todas las habitantes del piso, y tras amenazas de echar al animal y a ella a la calle, salía entre suspiros y quejas de su habitación, para coger la correa del perro y sacarle. Aquel día se había propuesto hacer que el perro volviese a casa tan cansado que no tuviese tiempo ni para llegar a su cama antes de dormirse, y le paseó por buena parte de Los Ángeles, e incluso jugó a tirarle un palo hasta que dejó de devolvérselo. Al llegar al Baldwin Park, Jenna decidió hacer un alto en el camino, y se sentó en uno de los bancos mientras dejaba a Bassam corretear a libertad, lo bueno de que hubiesen prohibido el skate -si es que había algo de bueno en eso- era que ya no tenía que preocuparse de que su mascota se cruzase en el camino de alguno de esos kamikazes sobre ruedas.

De pronto, Bassam alzó la cabeza en dirección a un grupo bastante ruidoso de gente, e inició la marcha hacia ellos. Jenna le llamó, pero él pasó de ella como siempre. Dudó entre dejarle enredar hasta que se cansase, o interceptarle antes de que pudiera llevarse una patada de alguien con mala idea, y cuando la luz de la farola dejó de alcanzarle y le perdió de vista se levantó de su sitio para perseguirle. — ¿Quieres venir aquí? Bassam, ¡quieto ahí! — susurró con fuerza a medida que se acercaba al grupo. De fondo escuchaba un rapeo que se le hacía familiar, pero estaba demasiado centrada en atrapar al fugitivo. — Maldito, chucho, hazme caso por una vez en tu vida — le suplicó como siempre que le metía en una situación como aquella. Pero en vez de parar, el animal comenzó a mover el rabo y emprendió la carrera entre las piernas de los presentes, como si acabase de reconocer a alguien a quién le tuviera cariño. Emprendió la sarta de palabrotas mientras corría tras él, medio encorvada para intentar atraparlo.

Tras abrirse paso con un par de codazos a los que le respondieron con quejas logró alcanzar el collar del animal, y uno de los que había recibido un innecesario golpe le dio un empujón que la mandó a la primera linea del pequeño corrillo. Cuando se incorporó, se permitió un par de segundos para observar a uno de los que estaban en el centro. Bassam volvió a enloquecer de pura alegría y a ella se le abrieron los ojos de forma desmesurada. Se quedó clavada en el sitio, queriendo deshacer sus pasos, pero sus piernas se negaban a obedecer; obligándola a observar más a su hermano, ese que creía viviendo todavía en su ciudad natal. El perro ladró en busca de atención, y eso fue justo lo que Jenna necesitaba para reaccionar. Atrapó el hocico con una mano y le chistó mientras se hacía paso de una forma casi tan desesperada como anteriormente, provocando un nuevo coro de quejas. ¡Puta críaja! exclamó un vozarrón a la vez que una mano tiraba de la capucha de su chaqueta. — Lo sien... losientolosientomucho y-yo...— recitó atropelladamente, medio estrangulándose ella misma al intentar seguir andando. ¿Se puede saber quién cojones te crees para ir con esos aires?¡Ya he dicho que lo siento! ¡Suéltame! — él tipejo volvió a tirar de su capucha y sin pensarlo, Jenna se giró para encajarle una patada en la espinilla, soltó a Bassam en cuanto le vio alzar un puño tras un sonoro ¡Serás puta!, para poder cubrirse con los brazos. Si su plan era salir de ahí silenciosamente estaba haciendo todo lo contrario, pues sentía varios pares de ojos sobre la escena que habían montado. Con algo de suerte tras el puñetazo le dejaría irse.
avatar
Jenna K. Gallaghan

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 16/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.